:::: MENU ::::

20 feb. 2015

  • 20.2.15
Hervé Falciani es el experto informático francoitaliano, nacido en Mónaco, cuya información ha permitido desatar en España las últimas operaciones contra la corrupción, como la recientísima Operación Púnica, a cuya cabeza estaba el expolítico Francisco Granados. Su historia comienza en 2006, cuando el banco suizo HSBC le encarga reforzar el sistema de seguridad del banco.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

Para este tipo de puestos se designa a personas de la máxima confianza y Falciano lo era, aunque no se comportó como tal. Tuvo acceso a 130.000 cuentas opacas pertenecientes a hombres y mujeres influyentes en todo el mundo que escondían miles de millones evadidos a los impuestos de sus países u originados en delitos inconfesables de todo tipo.

Meter su dinero en el HSBC era legal en Suiza, pero ilegal en el resto del mundo. Así que monta un dispositivo para robar todo tipo de información que cruzada informáticamente permita identificar a los poseedores de esas cuentas.

Su objetivo es vender esa información y sacarse un dinero. En 2008 hace un primer intento de venta en el extranjero, pero no mide bien los riesgos y la policía suiza es alertada. Los datos no son suficientes para identificarle, pero es interrogado y lo niega todo. Sabe ya que es cuestión de tiempo que le detengan y huye a Francia, donde su nacionalidad francesa impedirá que le extraditen.

No obstante, es detenido en un primer momento por una orden internacional de búsqueda lanzada desde Suiza, pero en prisión negocia con el servicio secreto francés. Inmunidad a cambio de facilitarles los datos que afectan a ciudadanos franceses.

Falciani entra en el mundo de los agentes oscuros. Numerosos potentados franceses son descubiertos y empiezan a pagar cientos de millones de euros para evitar la cárcel, mientras los suizos se quejan sin que en Francia nadie atienda sus reclamaciones.

En ese momento entra en escena el CNI español. Llega a un acuerdo con el informático para facilitarte todo tipo de ayuda a cambio de que les facilita la lista con los 659 españoles con cuentas opacas que han operado en los diez años anteriores con el HSBC.

A cambio le garantizan una tranquila estancia en prisión para guardar las formas y toda la protección necesaria. No es que Suiza vaya a intentar matarle, pero hay 130.000 implicados en delitos de evasión fiscal a los que se les podría ocurrir cometer una locura.

Desde el momento en que el CNI consigue traerlo a España, tanto sus agentes como policías especializados en corrupción mantienen largas entrevistas con él para recibir sus datos, al mismo tiempo de que se consigue que los jueces no le extraditen amparándose en que no hay pruebas solventes de su robo.

Los grandes casos de corrupción que ya habían explotado en España en 2012 y otros que afloran posteriormente tienen un apoyo increíble en la información obtenida por Falciani. Personas como el banquero Emilio Botín con cuentas en Suiza regularizan su situación y otros sumarios se activan como el de la trama Gürtel, la operación Campeón y el caso de las ITV en Cataluña. Y más recientemente, el caso Púnica que ahora está todos los días en los medios de comunicación.

Hervé Falciani se ha convertido en un protegido del CNI y de otros servicios secretos, pero también en uno de los hombres más odiados por los implicados de todo el mundo en redes de corrupción. Y el más querido por partidos como Podemos, que lo van a utilizar como imagen de la lucha contra la corrupción.

FERNANDO RUEDA

DEPORTES - PORCUNA DIGITAL

FIRMAS
Porcuna Digital te escucha Escríbenos