:::: MENU ::::

1 ago. 2014

  • 1.8.14
Comienza el día de trabajo, los vendedores del mercadillo de Porcuna preparan sus puestos de venta de ropa, calzado, toallas, ropa interior o legumbres. Al rato, un hervidero de gente comienza a pasear arriba y abajo para encontrar “alguna ganga” o simplemente por entretenimiento. Esta instantánea se sucede cada miércoles y sábado en la localidad desde hace unos treinta años. La supresión de un día de mercadillo, noticia originada el pasado viernes, no ha dejado indiferente a nadie, ni a vendedores afectados, ni a consumidores, ni a comerciantes locales.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

“Nos quieren quitar un día de trabajo”. “Esta medida no es justa, llevo trabajando toda mi vida en este puesto y de buenas a primeras me lo quieren quitar”. “Esto es un abuso”. Son las respuestas generalizadas de los vendedores de los miércoles en el mercadillo, día que, “preferentemente” será suprimido, según explicaba la moción presentada por el Partido Andalucista el pasado viernes en el pleno ordinario y que fue aprobada con el voto a favor del grupo popular.

Andrés es un vendedor loperano que regenta un puesto de ropa juvenil. Él explica a Porcuna Digital que “el Ayuntamiento no ha contado con la opinión de ellos para la adopción de esta medida”. Además, denuncia que esta noticia se la ha dado su clientela. Por su parte, Diego, un vendedor de zapatos proveniente de Cañete de las Torres, manifiesta que “lo difícil es encontrar otro mercadillo los miércoles”. Él cree que Porcuna “tiene la suerte” de contar con dos días de mercadillo ya que esto hace que “la gente se pasee por las calles comerciales de la localidad, además de atraer a consumidores de otros pueblos limítrofes como Santiago de Calatrava o La Higuera”.

Los vendedores coinciden en que los gastos para abrir un puesto en el mercadillo no distan mucho de los de cualquier local comercial de Porcuna. El coste por metro cuadrado y día para la colocación de un puesto en el mercadillo porcunense asciende a 1,20 euros, lo que quiere decir que un puesto de diez metros cuadrados pagaría 48 euros por cuatro días al mes. A esto habría que sumar el gasto de autónomo y la gasolina para el transporte de la mercancía.

“Una nefasta decisión”

Las cafeterías y bares de los alrededores del Paseo de Jesús también se posicionan en contra de la medida aprobada por el Consistorio. Juan Antonio regenta una cafetería muy cerca del mercadillo. “Del mercadillo vivimos muchas personas y si no fuera por ello, los ingresos de la semana descenderían mucho”. Por otro lado, el dueño de un bar cercano califica esta medida como “nefasta”. Opina que al quitar el miércoles de mercadillo, la persona que necesite adquirir cualquier producto esperará al sábado para comprarlo.

Esta opinión también la comparte una fracción de la clientela del mercadillo, aunque también hay quien opina que es mejor la supresión de un día, como en algunos pueblos de los alrededores. Torredonjimeno, Martos, Cañete de las Torres, Torredelcampo o Arjona poseen un solo día semanal. Creen que de esta manera, los locales porcunenses de venta de ropa o calzado aumentarían sus ventas. “Hay que mirar por los negocios de Porcuna”, dicen.

El número de puestos del mercadillo de los miércoles en Porcuna asciende a unos cuarenta. Con la supuesta eliminación de este día, las arcas municipales dejarían de ingresar unos 13.000 euros en concepto de tasas que los vendedores pagan.

La medida también afecta a los establecimientos comerciales porcunenses. Una dependienta de un local de moda situado en la Carrera de Jesús lo tiene claro. “Con la supresión de un día de mercadillo, el Ayuntamiento quitará vida al pueblo. Noto que los miércoles y sábados, entra más gente en la tienda”. Con ella coincide otra dependienta, quien opina que “el ambiente aumenta” los días de mercadillo. Por su parte, la responsable de una zapatería cerca de la Carrera de Jesús se posiciona a favor de la medida del Consistorio, aunque reconoce que los dos días de mercadillo hay más ambiente en el centro del pueblo. Ella aboga por probar con esta medida unos meses “para ver la respuesta de los consumidores”.

Un comerciante local: “menos ventas que hoy, imposible tenerlas”

Los tenderos de los puestos situados en la plaza de abastos no son inmunes a esta polémica. Saben que tienen competencia en algunos puestos de fruta del mercadillo y coindicen al denunciar la venta de fruta en ese lugar, ya que es una zona que no está acondicionada para ello. Aún así, la mayoría afirman que dos días de mercadillo es bueno para el pueblo. Por su parte, otros explican indignados que la supresión de un día de mercadillo debe ser un hecho porque hace que decaiga el comercio local. “Menos ventas que he tenido hoy miércoles, es imposible tenerlas”, se lamenta un comerciante de frutas.

En general, un tema complejo que el Ayuntamiento de Porcuna deberá ‘torear’ de la mejor manera posible para que, tanto comerciantes locales como los de las localidades limítrofes, y consumidores, puedan entenderse de la mejor manera posible.

M. J. MOLINA / REDACCIÓN

DEPORTES - PORCUNA DIGITAL

FIRMAS
Porcuna Digital te escucha Escríbenos